Preparando la última, día 50: rodaje rodando

Esperas un día de rodaje «normal», de aquellos de hacer kilómetros sin pena ni gloria, simplemente disfrutando del atardecer y los mosquitos. Hasta que te encuentras un compañero de entreno que saca lo mejor de el para que tu saques lo mejor de ti.

Ayer sacamos un rodaje diferente. Con sus cambios de ritmos, no demasiado importantes, pero lo suficiente como para hacer más variado, emocionante y productivo un simple día de rodaje.

Ayer me di cuenta que casi me sale lo mismo rodar a ritmo lento que a ritmo un poco más rápido. Y es que quedarme por dos semanas en el dique seco me ha hecho volver más fuerte. No se si será por el simple descanso físico, el descanso mental, todo ello o es que he decidido echar toda la carne al asador. Puede que sea un poco de todo aunque estoy seguro que cada uno de estos argumentos tiene su porcentaje de parte de culpa, unos más, otros menos, aunque solo os diré que siempre disfruto de una buena barbacoa. Creo que queda todo dicho.

Hace días que no publico ninguna foto… y de hecho no tengo ninguna foto de los últimos entrenos. Han sido unos entrenos muy introspectivos, de centrarme en la técnica, en los tiempos y olvidarme de todo lo demás. Aunque tengo ganas de tirar de archivo y publicar una foto de un lugar donde los sueños se pueden hacer realidad. La entrada es gratis y está abierto las 24 horas.

 

View this post on Instagram

Preparando la última, día 50: rodaje rodando

A post shared by La última y lo dejo (@laultimaylodejocom) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.