Preparando la última, día 44: (re)volviendo a rodar (x2)

Es lo que toca. Cuando vuelves de una lesión hay que recuperar la forma. El talón derecho sigue doliendo pero he encontrado el antídoto: un buen calentamiento y luego del entreno masaje y hielo.

Hoy he querido rodar un poco más rápido de lo habitual. Quizás por cambiar la rutina y aprovechar a pensar que si se puede… aunque las lesiones, las barreras, los golpes y las caídas te hunden en una espiral de negatividad de la que se puede salir, si, a base de chutes de motivación. Se trata de cambiar la inercia.

Cuando del entreno haces un hábito la propia inercia te lleva a ponerte tu ropa de deporte. El problema es cuando algo cambia esa inercia, que se pierde el hábito, se pierde el flow y como más días pasan, peor. Si a eso le unes que no sabes bien cuando va a acabar aquello que te ha hecho perder la inercia, como una lesión en la que no conoces el tiempo de recuperación, la vuelta a ese hábito requiere de esos chutes de motivación.

Cada uno tenemos nuestros propios chutes de motivación. Para uno puede ser visualizar la meta, para otros pensar en la gloria que supone saber que podemos decidir si hacer o no…intenta que esos chutes de motivación sean de elaboración propia.

Uno de mis chutes es, cuando tengo dudas o no tengo muchas ganas de hacer algo, es decírselo a varias personas o meterlo en alguna red social. ¿Que no tienes ganas de salir a entrenar? Publica en tu muro de Facebook que vas a salir a entrenar y la ruta que vas a seguir. Si alguien decide seguirte y no estás ahí le vas a decepcionar… y no querrás decepcionar a un amigo, ¿verdad?

Por eso, yo ahora digo que mañana por la tarde me voy a entrenar a la pista.

Buenas noches!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.