Preparando la última, día 42: rodando (x5)

Ayer tocó otro día más de rodaje, otro día de recuperación, de reparación y preparación. Los dolores se van yendo por el mismo lugar que vinieron, preparándose para la vuelta a los entrenos de la semana que viene.

Estos días, que me he centrado en rodar y estirar, al final del entreno adquirí un hábito que casi se ha convertido en un ritual. Justamente donde acabo mis entrenos, de manera inconsciente al principio y luego de manera consciente, llego a un pequeño parque con hierba bien cuidada y algunos árboles que dan sombra. Luego de rodar y estirar, estirarme unos minutos o simplemente sentarme en este montículo de hierba y árboles me conecta con la naturaleza, de ahí de donde venimos y me desconecta por ese lapso de tiempo de todas las rutinas. Notar la hierba fresca en mi espalda mientras miro el cielo azul, después de haber transpirado y haber hecho un esfuerzo, es una sensación totalmente placentera, liberadora. 

En una sociedad en la que todo o casi todo se puede comprar y todo o casi todo tiene un precio a nivel monetario estos momentos, totalmente gratuitos, son los más satisfactorios. Y es que creo firmemente que en esta vida debes coleccionar momentos y no objetos.

 

View this post on Instagram

Preparando la última, día 42: rodando (x5)

A post shared by La última y lo dejo (@laultimaylodejocom) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.