Preparando la última, día 24: run for fun with the sun!

Otro domingo que salgo a rodar al mediodía. Realmente creo que es un «perfect match»: aprovechas la mañana haciendo cosas, a esa hora poca gente en las calles, tomas el sol, llegas a casa, ducha y a comer. Parece un buen plan, o por lo menos, a mi me lo parece. Todo depende con las gafas que mires lo que ves.

¿Que llego hecho un pollo a casa? Si. ¿Cansado? Claro. ¿Que me bebería dos litros de (lo que sea «bebible»)? Si. Pero todo eso es bueno, para mi. Pienso que para mejorar tienes que explorar tus límites. El problema siempre estará ahí acechando pero también la mejora: 50/50. No te equivoques. No digo que hagas locuras, digo que no te pares porque pienses que te puede pasar esto o aquello. Eso está siempre ahí. El día más bueno de tu vida se puede torcer en segundos. Y el día más malo de tu vida se puede arreglar también en segundos.

Si yo me hubiese quedado pensando en lo que me podía pasar si hacía cambios en mi vida de manera negativa no los habría hecho nunca. Tenía riesgo real de contraer enfermedades asociadas a la obesidad y con ello todas sus consecuencias. Deporte muy moderado o apenas nada, medicación y sin asegurarme una mejora real. En un momento dado decidí coger las riendas y simplemente hacer lo que pensaba que me iba a ir bien. Y funcionó. Y funciona.

Se que llegará un día que esto cambiará, de hecho, la vida es cambio continuo, pero mientras pueda seguiré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.