Preparando la última, día 15: y si, en 15 me quedé

Hoy tocaban muchas series cortas. La verdad es que me encontraba bastante bien de piernas y todo. Vamos, que te notas que «lo vas a petar». Calentamiento de rigor, alguna foto de equipo y al lío con las series. El coco es jodido, cuando se pone a echar cuentas y sabe lo que le queda a tus piernas se pone en modo descanso pero… las series fueron cayendo una por una al ritmo esperado.

Habiendo completado gran parte de ellas me comenzó a dar flato, el mismo de siempre, costado derecho. Acabo una serie, noto el dolor, apreto un poco la zona y se marcha. Comienzo la siguiente serie y a la mitad comenzó otra vez el dolor. En esa serie ya se fue el tiempo y el míster me recomendó dejarlo, que el trabajo ya estaba hecho. Forzar me habría hecho correr a un ritmo inferior lo que me quedaba y quizás me habría penalizado lo que me quedaba de semana.

Lo recomendable era parar, recuperar y mañana sería otro día. En ocasiones hay que reconocer que la mayor parte del trabajo ya está hecho y saber parar. En este caso el dolor era inevitable pero el sufrimiento opcional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.