Preparando la última, día 11: manteniendo el ritmo

Pam pam pam… una detrás de otra, sin prisa, sin pausa, manteniendo el ritmo, ni más ni menos.

Hoy tocaban series largas, de ritmo constante, ritmo competición, de esas que el míster te dice «no hagas tonterías y mantén el ritmo»

Y vaya si salió a lo que estaba programado. Ritmo constante, cabeza, escuchar tus pasos, identificar el movimiento y a repetirlo por el número de series que tocaban. Me sorprendió porque fui capaz de mantener el mismo ritmo, en ocasiones sin mirar el reloj y en otras sin ni tenerlo activado. Otra cosa más del entreno: conocerse en carrera, saber identificar por tu propia zancada, respiración, etc… el ritmo que llevas. Que los relojes ayudan, si, aunque a veces me agobie mirarlos (y me consta que hay más como yo…).

Que si voy rápido, que si voy lento, que si no se conecta… cuando estás en el ajo hay que centrarse en el recorrido, luego ya veremos ya haremos el análisis a partir de los datos sacados pero en carrera, poquitas veces mirar el reloj y a darle.

Y es que a quien no le ha venido bajón al ver que iba a un ritmo más lento del esperado? O al ver que ibas más rápido has aminorado demasiado.  No pasa nada por no mirar el reloj, no hace tantos años lo más moderno que teníamos era un Casio con función de crono.

Quiero agradecer a la fotógrafa por las fotos, a la liebre por su ritmo constante y a los demás que vinieron al entreno a vernos… para luego irnos a cenar!

View this post on Instagram

Preparando la última, día 11: manteniendo el ritmo

A post shared by La última y lo dejo (@laultimaylodejocom) on

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.