Preparando la última, día 4: encadenados!

Hoy, mientras iba a las pistas a por el entreno pensaba en lo que tenía (o creía) para hoy. Pensaba en series largas. Llego y mi entrenador me pregunta que te toca, le digo lo que creía y me dice que no… que eso mañana. Pues tenía razón. Y me relajé, pensé (solo pensé, no se lo dije!), bah, hoy rodaje y poco más… joder, además de acordarse de mi entreno (y el de todos nosotr@s del grupo) tiene telepatía!

El grupo de entreno, cuando estamos juntos, tenemos tres lugares de entreno: río, pistas y «cadena». Los pongo de «menor» a «mayor» dificultad. Pongo menor y mayor entre comillas porque, aunque a veces te sorprende, esa suele ser la tónica. Moraleja: no presupongas nunca.

Pues hoy, «cadena». Pero una cadena diferente, no la que estamos acostumbrados a visitar. Un buen trote al lado del río para luego meterte por pistas de montaña en ligera subida… hasta la cadena.

Y que es la cadena? Pues aquella cadena que te encuentras en los límites de una zona forestal que evitan que circulen, por lo menos, coches.

Claro, algunos llegan rodando por el extremo cerrado, como nosotros! Para unos es una barrera, para otros una salvación. Moraleja: tu percepción de las cosas es lo que aporta tu realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.